Blog

Más de la mitad de los jóvenes con discapacidad se encuentra en el paro

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, la tasa de desempleo en jóvenes entre los 16 y los 24 años se situaba en el 56% en el año 2019, una situación que se ha visto empeorada por la actual crisis sanitaria

La inserción laboral sigue siendo uno de los principales obstáculos que encuentran los jóvenes con discapacidad intelectual para su plena participación en la sociedad. Desde la Fundación Garrigou, denuncian que la pandemia ha empeorado la ya de por sí complicada situación de los jóvenes con capacidades diferentes a la hora de acceder al primer empleo. De hecho, algunas entidades dedicadas a la inserción laboral de este colectivo hablan de “bajada drástica” en el número de contrataciones.

Si nos remitimos a los últimos datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística, más del 56% de los jóvenes entre 16 y 24 años se encontraba en paro en el año 2019. Unos datos que sólo mejoran ligeramente en la franja comprendida entre los 25 y los 44 años de edad, situándose aquí en el 26,1%.

La crisis sanitaria ha generado una inseguridad económica en todos los sectores que se ha traducido en un aumento del desempleo en la población en general. Una situación que tiene efectos más perjudiciales en la población con discapacidad y aún más en los grupos más jóvenes al retrasar su incorporación al mundo laboral. Según un informe elaborado por la Fundación Adecco en 2020, el 57% de los jóvenes con discapacidad en busca de empleo no habían trabajado nunca. A esto se añade que sólo el 34% de la población con discapacidad está en activo, 43 puntos menos que la población sin discapacidad, siguiendo los datos recogidos por el INE.

La Fundación Garrigou, centrada en la formación y Educación de niños y jóvenes con otras capacidades a fin de conseguir su plena participación en la sociedad, llama la atención sobre la necesidad de abordar una solución para esta situación por parte de las administraciones públicas. Para ello, solicita un compromiso real que se traduzca en medidas e incentivos concretos para las empresas que incorporen entre su personal a jóvenes con discapacidad intelectual.